El 20 de marzo se celebra el día internacional de la felicidad, así fue proclamado por las Naciones Unidas desde el año 2013, con el objetivo de reconocer la importancia que tiene la felicidad en los seres humanos y su inclusión en el desarrollo de las políticas públicas de todos los gobiernos del mundo.

Hablar de felicidad podría ser subjetivo, ya que es un sentimiento individual, tal vez has escuchado que la felicidad está en nuestro interior, pero ¿te imaginas qué nuestros intestinos están relacionados con las emociones?

El aparato digestivo está cubierto por una red de unos cien millones de neuronas, por lo que algunos científicos lo han denominado “segundo cerebro”, el cual, según estudios recientes, influye en el estado de ánimo, carácter y hasta en el ritmo del sueño.  

La serotonina es una hormona ligada a la sensación de bienestar y felicidad, la mayor parte de esta hormona presente en el cuerpo proviene del tracto gastrointestinal, se ha registrado evidencia que las bacterias que conforman la microbiota intestinal estimulan la producción de serotonina. 

Algunas investigaciones han estudiado el efecto de los probióticos en el estado de ánimo, la conducta, ansiedad y las conductas depresivas. También un estudio sugiere que el consumo de Lactobacillus casei Shirota, puede prevenir la hipersecreción de cortisol, así como disminuir síntomas físicos asociados al estrés.

Finalmente es importante mencionar que las investigaciones en esta área tienen muchas interrogantes por descubrir, a pesar de que existe evidencia científica sobre el consumo de probióticos en padecimientos relacionados al estrés, aún faltan más estudios para poder definir el tipo de bacteria benéfica que se puede utilizar en cada enfermedad.   

Celebra la felicidad haciendo lo que te gusta, cuidando de ti.

Referencias

Organización de las Naciones Unidas. Día internacional de la felicidad, 20 de marzo. Recuperado en marzo 2021: https://www.un.org/es/observances/happiness-day

Gershon, MD. (1999). El segundo cerebro: una comprensión nueva e innovadora de los trastornos nerviosos del estómago y el intestino (1ª. ed.) Nueva York, NY: Harper Perennial. 

Yano J. M., Yu K., Donaldson G. P., Shastri G. G., Ann P., Ma L., Nagler C. R., Ismagilov R. F., Mazmanian S. K., and Hsiao E. Y. (2015). Indigenous bacteria from the gut microbiota regulate host serotonin biosynthesis. Cell, 161(2), 264–276

Zheng P., Zeng B., Zhou C., Liu M., Fang Z., Xu X., Zeng L., Chen J., Fan S., Du X., Zhang X., Yang D., Yang Y., Meng H., Li W., Melgiri N. D., Licinio J., Wei H., and Xie P. (2016). Gut microbiome remodeling induces depressive-like behaviors through a pathway mediated by the host’s metabolism. Molecular psychiatry, 21(6), 786–796. 

Takada M., Nishida K., Kataoka-Kato A., Gondo Y., Ishikawa H., Suda K., Kawai M., Hoshi R., Watanabe O., Igarashi T., Kuwano Y., Miyazaki K., and Rokutan, K. (2016). Probiotic Lactobacillus casei strain Shirota relieves stress-associated symptoms by modulating the gut-brain interaction in human and animal models. Neurogastroenterology and motility: the official journal of the European Gastrointestinal Motility Society, 28(7), 1027–1036. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *