En los últimos años la comunidad científica ha puesto atención a los alimentos funcionales ya que se ha identificado que contienen ingredientes bioactivos que brindan beneficios a la salud, dentro de este grupo de alimentos se encuentran los alimentos o productos que contienen probióticos y las isoflavonas. 

En primer lugar, se revisarán los beneficios del consumo de las isoflavonas las cuales se pueden obtener del consumo de la soya. Además, es importante mencionar que estas sustancias son un tipo de fitoestrógenos que son sustancias similares a los estrógenos (hormonas sexuales femeninas), por lo que su principal beneficio se centra en disminuir la sintomatología del climatérico, principalmente los vasomotores como sofocos y sudoración.

El contenido de isoflavonas de la soya están constituidas por 50% de genisteína, 40% de daidzeína y 10% de gliciteína, sin embargo, para poder obtener su bioactividad la daidzeína debe ser metabolizada por la microbiota intestinal saludable para obtener equol, que es el metabolito de las isoflavonas con mayor actividad.

En un estudio reciente donde se dió a consumir un alimento de soya fermentado con Lactobacillus casei Shirota a mujeres japonesas se observó que esta bacteria probiótica contribuye con la biodisponibilidad de la daidzeína obteniendo sus beneficios, sin embargo, en México este tipo de productos no se comercializan se recomienda consumir la bacteria probiótica más productos de soya.

En resumen, es muy importante contar con una microbiota intestinal saludable, para ello  es recomendable incluir el consumo de probióticos como el Lactobacillus casei Shirota que además de brindar sus beneficios de mantener saludable la microbiota intestinal, mejorar la digestión, estimular el sistema inmune a nivel gastrointestinal, prevenir infecciones gastrointestinales y mejorar los síntomas del estreñimiento, puede contribuir con la biodisponibilidad de la daidzeína y favorecer en el tratamiento de la mujer en el climaterio.

Referencias

Suárez-Sanz (2003). Soja y menopausia. Nuevas aportaciones. Farmacia Profesional, 17 (7), 48-53.

Martín-Salinas C. y López-Sobaler A.M. 2017. Beneficios de la soja en la salud femenina. Nutrición Hospitalaria, 34:4

Murota K., Nakamura Y. y Uehara M. (2018). Flavonoid metabolism: the interaction of metabolites and gut microbiota. Bioscience, Biotechnology, and Biochemistry, 82:4, 600-610.Nagino T., Kano M., Masuoka N., Kaga C., Anbe M., Miyazaki K., Kamachi K., Isozaki M., Suzuki C., Kasuga C. y Tanaka A. (2016). La ingesta de una bebida de leche de soja fermentada que contiene niveles moderados de isoflavonas agliconas mejora la biodisponibilidad de las isoflavonas en mujeres japonesas premenopáusicas sanas: un ensayo cruzado de dosis única, doble ciego, controlado con placebo. Biociencia de la microbiota, alimentación y salud , 35 (1), 9-17.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *