Cada año el 17 de mayo la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud conmemoran el “Día Mundial de la Hipertensión” para promover el diagnóstico temprano y su control, debido a que esta afección es un factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares, cerebrovascular, renal, entre otras. A menudo se llama asesino silencioso porque las personas que la padecen no muestran síntomas. Es una de las principales causas de muerte prematura en todo el mundo y de cada 5 personas solo 1 tiene controlada su hipertensión. Además,    los principales factores que contribuyen al aumento de la hipertensión son la alimentación poco saludable, la inactividad física, el consumo de alcohol y tabaco.

Pero, ¿qué es la hipertensión?, pues cada vez que tu corazón late, bombea sangre a través de los vasos (arterias) y la distribuye a todo el cuerpo, por lo que, la tensión arterial elevada o alta, es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos (arterias) al ser bombeada por el corazón, esta tensión constante puede dañarlos, además, cuanto más alta es la tensión, más es el esfuerzo que debe hacer el corazón para bombear. Para conocer la presión arterial se mide utilizando la unidad de medida de presión manométrica en milímetros de mercurio (mm Hg). Entonces, los niveles normales de presión arterial de un adulto son de 120 mm Hg cuando el corazón late y cuando se relaja de 80 mm Hg, cuando esta es superior se considera hipertensión (140/90 mmHg).

Como ya mencionamos, se considera asesino silencioso, porque las personas que lo padecen no muestran síntomas, en ocasiones cuando la presión arterial está muy elevada, puede causar dolor de cabeza, dificultad para respirar, vértigo o mareo, dolor en el pecho, palpitaciones del corazón, y posiblemente hemorragia nasal, sino se controla puede desarrollarse un infarto de miocardio (corazón) o provocar que el corazón crezca y se desarrolle insuficiencia cardiaca.

Por lo que, la medición de la presión arterial es muy importante para su diagnóstico temprano y tratamiento. La medición se realiza con ayuda de un baumanómetro, este puede ser digital que en la actualidad puedes tener en casa.

Finalmente, la prevención y el control de la hipertensión pueden ayudar a contribuir a mejorar su salud, al respecto hay un estudio científico con una duración de 5 años donde se menciona que el consumo habitual de productos lácteos fermentados que contienen el Lactobacillus casei Shirota bacteria probiótica, puede contribuir a reducir la probabilidad de que se desarrolle hipertensión en personas mayores, sin embargo, se requieren de más estudios para determinar la relación causa y efecto. 

Así que, si aún no te has checado tu presión arterial, te invitamos a realizarlo.

Referencias

Organización Mundial de la Salud. (2021). Preguntas y respuestas sobre la hipertensión.

Organización Panamericana de la Salud. (2020). Día mundial de la hipertensión 2020. 

Aoyagi Y., Park S., Matsubara S., Honda Y., Amamoto R., Kushiro A., Miyazaki K., and Shephard R. J. (2017). Habitual intake of fermented milk products containing Lactobacillus casei strain Shirota and a reduced risk of hypertension in older people. Beneficial microbes, 8(1), 23–29.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *