El 29 de septiembre se celebra el Día Mundial del Corazón, esta fecha fue establecida en el 2000 por la Organización Mundial de la Salud en conjunto con la Federación Mundial del Corazón y tiene como finalidad difundir la prevención y control  de enfermedades cardiovasculares. 

La hipertensión arterial es considerada una enfermedad crónica que es un importante factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares (infarto al miocardio, insuficiencia cardíaca,  entre otras), además, es producida por factores genéticos, la edad avanzada, fumar, baja o nula actividad física, enfermedades crónicas como obesidad, dislipidemias (colesterol y triglicéridos altos en sangre), diabetes y la alimentación. 

En México, con base en datos proporcionados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición realizada durante el 2020, se menciona que la prevalencia de hipertensión en la población mexicana adulta es del 30%, es decir que de cada 10 adultos 3 pueden presentar esta afección, por lo que es muy importante la prevención. 

Por lo anterior, la alimentación forma parte del cuidado de la salud cardiovascular, principalmente se recomienda el consumo de grasas saludables como los ácidos grasos mono y poliinsaturados, los cuales se encuentran en los frutos secos, por ejemplo las almendras, nueces, cacahuates, avellanas, pistachos, piñones, semillas de calabaza, semillas de girasol, entre otros, también son fuente de fibra, proteínas y ácido fólico. 

La Asociación Americana del Corazón recomienda consumir una porción de 4 a 5 veces a la semana para disminuir el riesgo de enfermedad cardiovascular. 

Ejemplos de una porción: 

  • 10 piezas de almendras
  • 14 piezas de cacahuate
  • 6 mitades de nueces
  • 1 ½ cucharada de semillas de calabaza 

Además de una dieta correcta que incluya grasas saludables, es recomendable el consumo diario de probióticos como el Lactobacillus casei Shirota que pueden mantener la salud de la mircrobiota intestinal y brindar sus beneficios de manera indirecta sobre la salud cardiovascular, ya que los probióticos pueden contribuir a la prevención de esta enfermedad. 

Referencias

Organización Mundial de la Salud. (2000). Día Mundial del Corazón.

Encuesta Nacional de Salud y Nutrición Sobre Covid-19. (2020). Instituto Nacional de Salud Pública. Gobierno de México. https://ensanut.insp.mx/encuestas/ensanutcontinua2020/informes.php

González-Corbella M.J. (2008). Frutos secos. OFFARM. Ámbito Farmacéutico-Nutrición. 27 (5), 100-107. https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-frutos-secos-analisis-sus-beneficios-13120524

American Heart Association. (2020). Nueces. https://www.heart.org/en/healthy-living/company-collaboration/heart-check-certification/heart-check-in-the-grocery-store/heart-check-food-certification-program-nutrition-requirements

Pérez-Lizaur A.B., Palacios-González B, Castro-Becerra A.L y Flores-Galicia I. (2014). Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes. Fomento de Nutrición y Salud A.C. 4ª edición.

Aoyagi Y., Park S., Matsubara S., Honda Y., Amamoto R., Kushiro A., Miyazaki K., and Shephard R. J. (2017). Habitual intake of fermented milk products containing Lactobacillus casei strain Shirota and a reduced risk of hypertension in older people. Beneficial microbes, 8(1), 23–29.

https://doi.org/10.3920/BM2016.0135

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.