Para formar un nuevo ser humano se necesitan 23 pares de cromosomas, que determinan diferentes aspectos como nuestro sexo o el color de nuestros ojos, pero en algunos casos, por una razón que aún es desconocida por la medicina aparece un cromosoma extra en el par 21, lo cual da como resultado el diagnóstico de síndrome de Down. 

Hay que aclarar que no es una enfermedad como se pensaba hace algunos años, sino una condición genética y los avances en la ciencia han mejorado su calidad de vida. 

 La salud de las personas con síndrome de Down debe centrarse en la formación y mantenimiento de un estilo de vida saludable, lo ideal es que la dieta tenga variedad de alimentos en proporciones equilibradas para el buen funcionamiento del organismo, otro punto importante es alentar la autonomía e independencia en la elección de sus alimentos.

El estreñimiento, es una afección muy frecuente en el síndrome de Down, requiere  atención en las estrategias nutricionales que se adoptarán para solucionarlo. Es fundamental garantizar el buen funcionamiento del intestino, para la absorción necesaria de los nutrientes y para asegurar que la microbiota esté en equilibrio, con el fin de favorecer la inmunidad, ya que en ellos se encuentra del 70% al 80% de las células inmunitarias del cuerpo. 

El consumo cotidiano de probióticos, como parte de un estilo de vida saludable, puede ayudar a mejorar el proceso de digestión, por ejemplo; el Lactobacillus casei Shirota genera ácido láctico y este favorece los movimientos intestinales, facilitando así la evacuación de heces , por lo tanto, en caso de padecer estreñimiento, puede disminuir los síntomas y mejorar la microbiota intestinal. 

Años atrás, no se conocía mucho sobre esta condición, y personas que la presentaban sufrían complicaciones de salud graves, pero se ha buscado cambiar esto, a través de la concientización de los beneficios de un estilo de vida saludable y la capacidad de la toma de decisiones de las personas que tienen síndrome de Down. Este 21 de marzo se conmemora el día mundial del síndrome de Down, seamos incluyentes y fomentemos su autonomía e independencia en su alimentación.

Referencias 

Silva de Melo A. y da Costa Maynard D. (2018). Perfil nutricional: um olhar sensível e interdisciplinar para crianças e adolescentes com Síndrome de Down. CENTRO UNIVERSITÁRIO DE BRASÍLIA. Brasil.

De Godoy-Duarte L.C. y  Melo Araujo de Moura- Lima, C. (2018). Importância do acompanhamento nutricional na expectativa de vida de portadores de Síndrome de Down. CENTRO UNIVERSITÁRIO DE BRASÍLIA. Brasil.

El 11 de marzo se celebra el día mundial del riñón, en el cual se mencionan nuevos tratamientos y estrategias de autocuidado para mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades renales y sus familias.

La enfermedad renal es el conjunto de enfermedades que afectan la estructura y función de los riñones. Las personas de edad avanzada tienen mayor probabilidad de padecerla, aunque también existe un incremento en personas con diabetes, hipertensión, obesidad y/o enfermedades cardiovasculares.

Los estilos de vida poco saludables como dieta con exceso de proteínas, consumo de grasas saturadas, sedentarismo, consumo de cigarro y el consumo de alcohol, hacen que la enfermedad renal sea de las principales causas de enfermedades y mortalidad en el mundo.

Los pacientes con enfermedad renal presentan una disminución de bacterias benéficas y un aumento de bacterias nocivas en los intestinos. Las bacterias nocivas contribuyen al aumento de urea, la cual en grandes cantidades no se puede desechar correctamente por la orina y el sudor, y se acumula generando daño renal.

En una investigación señalan que los Lactobacillus casei Shirota son una bacteria probiótica que, en cantidades mayores a 16 mil millones, pueden contribuir a la disminución de más del 10% de la producción de urea en los pacientes con enfermedad renal.

En conclusión, para contribuir a tener una mejor calidad de vida los pacientes con enfermedad renal se les recomienda:

  • Tomar un Yakult 40 LT diario, ya que contiene más de 40 mil millones de Lactobacillus casei Shirota.
  • Asistir con un especialista en nutrición renal para que le brinde plan de alimentación individualizado.
  • Hacer actividad física.

Referencias

  • Bencomo Rodríguez, O. (2015). Enfermedad Renal Crónica: prevenirla, mejor que tratarla. Revista Cubana de Medicina General Integral, 31(3). 
  • Miranda-Alatriste, P. V., Urbina-Arronte, R., Gómez-Espinosa, C.O. y Espinosa-Cuevas, M. A. (2014). Effect of probiotics on human blood urea levels in patients with chronic renal failure. Revista Nutrición Hospitalaria, 29(3). 582-590.

La contingencia sanitaria nos ha sensibilizado y nos hemos detenido a reflexionar sobre la salud y lo importante de su cuidado, sin embargo, te has preguntado ¿por qué es importante la salud intestinal?

En primer lugar, en los intestinos se encuentra la microbiota intestinal, que es el conjunto de bacterias benéficas y nocivas que habitan de forma natural nuestros intestinos y está con nosotros desde que somos pequeños, sin embargo, no sabemos cuidarla, tan así es que en la población mexicana existen problemas de estreñimiento ya que 3 de cada 10 mexicanos la padecen. 

Una de las consecuencias de padecer estreñimiento es la generación de sustancias nocivas como el amoniaco, indol, fenol y p-cresol llamadas metabolitos de putrefacción fecal.

Por otro lado, hay estudios en donde se observa que el consumo frecuente del Lactobacillus casei Shirota contribuye a mejorar la consistencia y forma de las heces, así como también contribuye a mejorar la salud intestinal ya que favorece un mayor número de bacterias benéficas, por lo que hay generación de ácidos grasos de cadena corta principalmente ácido acético, propiónico y butírico, que contribuyen con la acidificación del medio, ayudando con la inhibición de bacterias nocivas las cuales son las causantes de los metabolitos de putrefacción fecal.

En conclusión, para poder cuidar la salud intestinal y mejorar los problemas de estreñimiento es importante llevar una alimentación que incluya:

  • Consumir frecuentemente probióticos como el Lactobacillus casei Shirota.
  • El consumo de verduras, frutas, leguminosas como los frijoles y cereales integrales que van a aportar fibra. 
  • Mantener una higiene adecuada en la preparación de alimentos.
  • Manejo de estrés.

Referencias

Remes-Troche J. M., Coss-Adame E., Lopéz-Colombo A., Amieva-Balmori M., Carmona Sánchez R., Charúa-Guindic L., Flores-Rendón R., Gómez-Escudero O., González-Martínez M., Icaza-Chávez M.E., Morales-Arámbula M., Schmulson M., Tamayo de la Cuesta J.L., Valdovinos M. Á., Vázquez-Elizondo G. (2018). Consenso mexicano sobre estreñimiento crónico. Revista de Gastroenterología de México, 83:2, 168-189, ISSN 0375-0906.

Sakai T., Makino H., Ishikawa E., Oishi K. y Kushiro A. (2011). La leche fermentada que contiene Lactobacillus casei cepa Shirota reduce la incidencia de heces duras o grumosas en la población sana. International Journal of Food Sciences and Nutrition, 62: 4, 423-430. 

Matsumoto K., Takada T., Shimizu K., Moriyama K., Kawakami K., Hirano K., Kajimoto O., Nomoto K. (2010). Efectos de una bebida probiótica de leche fermentada que contiene Lactobacillus casei cepa Shirota sobre la frecuencia de defecación, la microbiota intestinal y el entorno intestinal de individuos sanos con heces blandas. Journal of Bioscience and Bioengineering. Nov;110(5):547-52. 

Es ampliamente sabido que el consumo de probióticos como los Lactobacillus casei Shirota, nos puede ayudar a prevenir infecciones gastrointestinales, además, también se ha comprobado que el consumo de probióticos mantiene activo nuestro sistema inmunológico, lo que nos puede hacer más resistentes a otro tipo de infecciones, como son las respiratorias.

¿Qué es el sistema inmunológico?

También conocido como sistema de defensas, es un sistema que está formado por células y moléculas que tenemos en todo el cuerpo. Cuya función es identificar, atacar y eliminar a bacterias, hongos, levaduras, toxinas, virus, moléculas o células que nuestro cuerpo identifique como peligrosas, a esta función se le conoce como inmunidad.

Sistema inmunológico y probióticos

Se ha demostrado en estudios científicos que el consumo cotidiano de productos probióticos, puede aumentar la eficacia de las defensas de nuestro cuerpo contra infecciones, así como también puede regular las respuestas excesivas del sistema inmunológico, especialmente en proceso de alergias, enfermedad inflamatoria intestinal y enfermedades autoinmunes.

Por lo anterior el posible mecanismo por el cual los Lactobacillus casei Shirota ayudan a la modulación del sistema inmunológico, es que al llegar vivas las bacterias probióticas al intestino delgado se adhieren a la pared y las células pertenecientes a ella, producen sustancias estimulantes del sistema inmunológico, manteniéndolo alerta. 

Diferentes investigaciones han demostrado que al consumir bacterias probióticas hay una mejora significativa en la actividad del sistema inmunológico, también se ha observado que este beneficio está presente mientras se consumen dichas bacterias, por lo que es recomendable consumir productos probióticos de manera cotidiana, como parte de una alimentación saludable.

Por último, es importante mencionar que los productos de Yakult contienen  miles de millones de Lactobacillus casei Shirota, bacteria probiótica que ha demostrado su efectividad en la estimulación del sistema inmunológico debido a sus más de 80 años de investigación científica.

¡Cuida tu salud, fortaleciendo tu sistema inmunológico!

Referencias 

Dong, H., Rowland, I., Thomas, L. V., and Yaqoob, P. (2013). Immunomodulatory effects of a probiotic drink containing Lactobacillus casei Shirota in healthy older volunteers. European journal of nutrition52 (8), 1853–1863.

Shida K., Nanno M. and Nagata S. (2011). Flexible cytokine production by macrophages and T cells in response to probiotic bacteria: A possible mechanism by which probiotics exert multifunctional immune regulatory activities. Gut Microbes, 2:2, 109-114.

Harbige L. S., Pinto E., Allgrove J., and Thomas L. V. (2016). Immune Response of Healthy Adults to the Ingested Probiotic Lactobacillus casei Shirota. Scandinavian journal of immunology84(6), 353–364.